Sin duda alguna, nos encontramos ante el corazón de Alcalá de Henares, punto de paso obligado y de encuentro tanto de vecinos, como visitantes.

Sus orígenes se remontan al siglo XIII, cuando era conocida como Plaza del Mercado, ya que se trataba del lugar donde se celebraban todo tipo de eventos: desde el mercado semanal, pasando por la feria anual hasta corridas de toros.

En el centro de la plaza podemos observar la hermosa escultura de Miguel de Cervantes. Fundido en bronce por el escultor italiano Carlo Nicoli e inaugurado el 9 de octubre de 1879, el Monumento a Cervantes preside desde entonces el centro de la plaza de homónimo nombre, lugar del que parte nuestro Free Tour Alcalá de Henares todos los jueves, viernes, sábados y domingos a las 11.00 y 17.00 horas. Los relieves de los cuatro frentes de su pedestal, con escenas del Quijote, son obra de Pepe Noja, el cual los realizó en el año 1994. Pero más allá de todo su significado e historia, esta escultura es más conocida entre los alcalaínos (siempre de forma cariñosa), como “el monigote”.

Otro elemento que llamará de igual forma nuestra atención es el elegante quiosco de la música, un bello templete realizado por  Martín Pastell en 1889 en hierro fundido y forjado, siguiendo la moda imperante en el siglo XIX en este tipo de estructuras.

Panorámica de la Plaza Cervantes, desde su lado norte. (Imagen cortesía de Álvaro Gil)

Una característica muy singular de este espacio urbano de Alcalá de Henares es que, a partir del siglo XVI, la plaza sirvió de frontera entre dos poderes: el concejo y la universidad.

En su flanco soportalado se ubicarían, por tanto, las Casas Consistoriales, el Corral de Comedias de los Zapateros y el Colegio-convento de San Carlos Borromeo o de los Agonizantes (actual ayuntamiento) y en el lado contrario, sobre la actual calle Pedro Gumiel, se alzaba un gran arco derribado en el siglo XIX, que hacía las veces de entrada solemne a la Alcalá universitaria y que además de ello, soportaba un balcón en el que se situaba la tribuna desde la que los dignatarios de la Universidad veían los diferentes actos y festejos que tenían lugar en la plaza.

A escasos metros y en este caso, superviviente hasta nuestros días, destaca un edificio de ladrillo visto y estilo neomudéjar, obra del arquitecto municipal Martín Pastells. Se trata del Círculo del Contribuyente, cuya sociedad se funda el 19 de diciembre de 1.890.

Círculo del Contribuyente. (Imagen cortesía de Álvaro Gil)

Al sur de la plaza nos encontramos con las capillas del Oidor (actualmente oficina de turismo de Alcalá), de Antezana  y la torre de la antigua iglesia de Santa María la Mayor, destruida en 1936 o lo que es lo mismo, en los albores de la Guerra Civil Española.

Rodeada de árboles, cuidados jardines y desde hace unos pocos meses, parcialmente reformada tras una acertada peatonalización, hacen que sea este el lugar idóneo para iniciar todo buen paseo que se precie a través de las centenarias calles de Alcalá de Henares.